5 Consejos para la época de calor, cómo tener una casa más fresca este verano

 

    Con nada se nos da gusto, pasamos parte del año soñando con la llegada del verano, con las vacaciones, conla arena de la playa, el sol etc..., pero cuando llega junio, (o de hecho desde mayo en algunos lugares de la República Mexicana) empezamos a quejarnos del calor, del sol, de que se duerme mal, de que “ya nos gustaría poder volver a dormir tapaditos, como en invierno”. 

   Por eso, de mayo a septiembre tienes una misión doméstica importantísima: convertir tu hogar en tu refugio agradable y fresco para estas olas de calor insufrible.

   Tu Aire Acondicionado puede hacer parte del trabajo, pero no deberías apostarlo todo a este as en la manga, pues tu recibo de luz se puede ver afectado con este aumento en su uso al enfriar tu casa en verano.

    Si estás deseando encontrar tu casa más fresca cuando llegues del trabajo cada día de este verano, toma nota de las siguientes 5 ideas para transformar y adaptar tu hogar frente al calor, que te ayudarán a ahorrar en tu recibo de la luz y a vivir, trabajar y dormir mucho mejor pese a las altas temperaturas:

 

 

#1 La pintura, el aliado anti-calor más económico

   Todas las paredes necesitan un mantenimiento periódico, con un lavado de cara basado en una buena mano de pintura nueva.

   Por eso es una gran idea sustituir aquellas paredes de colores más oscuros -que guardan y difunden el calor por toda la casa, por otros colores más fresquitos, tanto a la vista como por su menor retención térmica.

  Otra buena alternativa es pintar los techos de color blanco, sí así como lo oyes, La temperatura interior de un edificio con la azotea pintada de blanco puede bajar un 30%. Los tejados negros o oscuros absorben la energía del sol casi por completo, mientras que los blancos hacen rebotar el calor hacia el espacio.

   Cuando terminen de blanquear el tejado se producirá una reacción en cadena: la temperatura interior del edificio bajará un 30%, sus residentes usarán menos el aire acondicionado y por lo tanto pagarán menos en electricidad, la construcción producirá menos gases de efecto invernadero y ayudarán a bajar la temperatura general de la ciudad.

 

#2 La madera, tu gran aliado estructural

 

    Es de sobra conocida la utilización de la madera y de sus productos derivados como aislantes térmicos en la edificación, principalmente en paredes y cubiertas.

La madera y demás materiales celulósi- cos son malos conductores del calor debido a que estos cuerpos tienen escasez de electrones libres, que son los respon- sables de una fácil transmisión de esta forma de energía (lo contrario de lo que ocurre en los metales), y también debido a que la madera y sus productos deriva- dos son cuerpos porosos y por consi- guiente su amplitud conductora tiene un valor intermedio entre los de sus compo- nentes sólidos y los del aire contenido en los poros.

 

#3 Usar de manera adecuada los ventiladores de techo

                                        ¿Sabías que hay una manera correcta y una incorrecta de usar tu ventilador de techo?

 La base de tu ventilador tiene un pequeño interruptor que cambia la dirección del flujo  de aire. Durante los meses de verano, tu ventilador debe soplar hacia adelante en sentido contrario a las agujas del reloj, forzando el aire hacia abajo y haciendo que la brisa sea más fría.

  Durante los meses de invierno, tu ventilador debe soplar en sentido a las agujas del reloj, haciendo circular el aire a través de la habitación sin soplar directamente sobre ti.

Las casas más nuevas son muy estrechas, por lo que los ventiladores de techo también pueden mantener el flujo de aire de la casa sin ser un gasto importante.

 

 

#4 Ventila por las mañanas y por las noches

   Ventila por las mañanas y por las noches, cuando bajan las temperaturas. También es recomendable ventilar durante el día si tu vivienda dispone de ventilación cruzada, que básicamente consiste en la ventilación natural de la casa generando corrientes naturales al abrir al mismo tiempo ventanas opuestas. Eso sí, presta atención a la dirección predominante de los vientos y en qué fachadas da el sol para evitar que el aire que entra sea más cálido que el que sale.

 

#5 Rodéate de plantas

  El agua, al evaporarse, hace bajar la temperatura del ambiente. Aprovecha este recurso que te da la naturaleza y, si tienes terraza o jardín, regarlo te ayudará a reducir la temperatura un par de grados. Utilizar especies adaptadas a la climatología del lugar permitirá no consumir agua de riego en exceso.Si tu vivienda no dispone de un espacio amplio en el exterior que sea posible remojar, una solución puede ser colocar plantas y maceteros en las ventanas, que al absorber los rayos de sol crearán una película de frescor que el aire esparcirá por la estancia en la que se encuentre. Como comentario, las plantas con flores transpiran más por sus hojas que las que no las tienen.Plantar enredaderas también da muy buen resultado porque crea una capa de vegetación en la fachada que hace las veces de aislante natural. Si la trepadora es caduca permite aprovechar los rayos de sol del invierno, y si se regula su implantación y crecimiento mediante celosías o elementos similares se impedirán posibles efectos contraproducentes en las fachadas y revestimientos.

 

 

 

     

     

     

     

     

     

     

     

    Share on Facebook
    Share on Twitter
    Please reload

    Entradas destacadas

    ¿Por qué una Administración Externa?

    November 29, 2017

    1/1
    Please reload

    Entradas recientes
    Please reload

    Archivo
    Please reload

    Buscar por tags
    Please reload

    Síguenos
    • Facebook Basic Square
    • Twitter Basic Square
    • Google+ Basic Square

    © 2006 urban Soluciones Integrales de Administración en Condominios